Fomentar, diseñar, financiar y ejecutar programas y proyectos claros y viables para el desarrollo social, económico y cultural de la población en situaciones de riesgo de hambre y violencia, aportando capital humano para trabajar por el bienestar de la gente sin olvidar la atención integral de la población garantizando su calidad de vida, invirtiendo en capital social, creando estilos de vida saludables y fomentando la participación ciudadana; generando mecanismos alternativos de resolución de conflictos, con el fin de crear hechos de paz.

Contribuir en el desarrollo y crecimiento de las comunidades marginadas de acuerdo a la visión de poner en marcha en cada municipio del país una Organización Participativa Comunitaria para el Desarrollo Social (OPCDS), lo que servirá como plataforma para ejecutar los programas de desarrollo de las comunidades y servir como agentes de cambio, a fin de que puedan ser atendidas y asistidas en el momento oportuno de acuerdo a sus necesidades.

Tomar medidas colectivas eficaces para prevenir y eliminar amenazas a la paz, para suprimir actos de agresión y lograr, por medios pacíficos y de conformidad con los principios de la justicia y del derecho cívico, el ajuste o arreglo de controversias o situaciones sociales susceptibles de conducir a quebrantamientos de la estabilidad social, los que afectan el crecimiento socioeconómico del país.

Unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz, la seguridad comunitaria y el desarrollo de las personas.

Asegurar mediante la aceptación de principios y la adopción de métodos de trabajo en conjunto, que cada comunidad sea saludable y que sus habitantes cuenten con oportunidades suficientes para la erradicación del hambre y la violencia.

EnglishFrançaisKreyol ayisyenEspañol